Isla de Moni

Moni es una pequeña isla aislada y deshabitada adyacente a Egina y a pocos minutos del pueblo pesquero de Perdika. Al acercarse a las costas de la isla, será cada vez más evidente que Moni es un pequeño paraíso terrenal. La naturaleza exuberante, casi virgen, dominada por pinos perfumados, y las aguas turquesas inalteradas y relucientes, le ofrecerán una experiencia irrepetible. Moni no tiene agua potable, razón por la cual los únicos habitantes que se encuentran aquí son los ciervos amigables y curiosos, las cabras kri-kri, los conejos y los pavos reales. La playa de arena, las aguas azules y la naturaleza hacen que Moni sea ideal para cualquier deporte acuático, especialmente la pesca submarina o el snorkeling. Los amantes de la escalada o el senderismo podrán disfrutar de increíbles vistas de toda la isla al cruzar las laderas de una montaña empinada ubicada al norte del islote.


Las playas de arena, las aguas azules y el entorno natural hacen que Moni sea ideal para practicar deportes acuáticos, especialmente la pesca submarina o el buceo de superficie. Los amantes de la escalada o el senderismo disfrutarán de increíbles vistas de la isla entera al cruzar las laderas de una montaña empinada ubicada al norte del islote.

Playas: